SIGUIENTE
 José Eduardo Medina Discapacidad visual 33 años Fresnillo, Zacatecas
Nació el 22 de junio de 1980, en una familia de tres hijos de los cuales él es el único varón. Actualmente tiene 33 años y es padre de tres hijos. José Eduardo es una persona con discapacidad visual adquirida a los 18 años de edad. Relata que un día después de tomar una siesta, se despertó sin visión. Sus padres lo llevaron al médico y tras varias consultas con especialistas descubren que un derrame cerebral le afectó los nervios ópticos y le produjo su discapacidad visual; posteriormente le confirman que su discapacidad será total y permanente. La noticia afectó a Eduardo y su familia, sin embargo, continuó adelante y consiguió ingresar a la preparatoria de la Universidad Autónoma de Zacatecas, en donde concluyó sus estudios y obtuvo el primer lugar de su generación. Posteriormente ingresó a la licenciatura en Administración de Recursos de la cual se gradúa. Eduardo trabajó en varias empresas privadas y acumuló una experiencia de seis años. En su último empleo colaboró dos años, al respecto comenta que “es muy difícil para las personas con discapacidad tener un empleo y luego mantenerlo…”. En su caso, su salida se debió a que la empresa no disponía de un programa de informática especial para las personas con discapacidad visual. Por 6 años Eduardo estuvo desempleado, hasta que por medio de una feria de empleo logró colocarse en la empresa JIAPAZ en enero de 2014. Un hecho que favoreció su colocación fue que tomó un curso de computación en el municipio de Zacatecas, mediante Abriendo Espacios, del Servicio Nacional de Empleo, y gracias al cual se le abrieron las puertas. En JIAPAZ realiza funciones de atención al público, entrega de números de facturas para que las personas puedan realizar su pago del servicio de agua sin recibo en cajas, manejo de conmutador para transferencia de llamadas telefónicas a las áreas, y brinda aclaraciones a los usuarios respecto a su consumo. Para Eduardo las funciones que desarrolla le permiten un crecimiento profesional y personal, así como aportar apoyo económico a su familia. Comenta que “es un muy buen empleo” porque ha desarrollado otras habilidades como el trato al público y el manejo de nuevas herramientas tecnológicas para desempeñar su trabajo. Sus superiores señalan que es una persona sumamente responsable, honrada y formal. Para la realización de su trabajo, lo han apoyado haciendo las adecuaciones necesarias, como lectores de pantalla en el programa Jaws 14 que le permiten darle atención a los clientes. Eduardo confirma que se siente respaldado ya que "cuento con todo el apoyo mis compañeros y no he tenido ningún problema desde mi llegada. Las personas con discapacidad tenemos tanto la actitud como la disposición para poder aprender y desempeñar las actividades que las empresas demandan, siempre y cuando nos brinden una oportunidad."